La inflación de los trabajadores fue del 2,9% en noviembre. En once meses del año acumuló un 43,1%, de modo que ya es un hecho que 2018 será el año más inflacionario desde 1991 (en 2002 la inflación acumulada en doce meses había sido del 41%). El salario real siguió cayendo en noviembre, ubicándose en el piso más bajo en una década. Comparado contra noviembre de 2015, el poder adquisitivo fue 18,1% menor (y 15,4% inferior que hace un año atrás).

Descargar informe completo