Con el acuerdo del préstamo stand-by pactado con el FMI en junio de este año el Gobierno de Cambiemos se garantizó el financiamiento necesario para mantener la economía a flote hasta fines de su mandato. Sin embargo, el panorama posterior a 2019 es incierto y desolador. En particular, se desconoce cómo la Argentina se hará de las divisas necesarias para repagar la monstruosa deuda tomada durante el Gobierno de Mauricio Macri, en un contexto de recesión, destrucción del empleo y del entramado productivo nacional, sin mejoras en las capacidades de exportación de la economía y sin posibilidades de acceso al financiamiento externo. El problema de la deuda se ha tornado alarmante: en tan solo 2 años y 10 meses, la Argentina ha tomado deuda por USD 153.619 millones, siendo el Tesoro Nacional responsable de USD 128.117 millones (83,4% del total). Asimismo, desde octubre de 2015 hasta el II. 2018 el stock de deuda pública ha crecido en un 38,8% y el ratio sobre PIB en 39,8 p.p. hasta un 77,4%, estimándose para el IV. 2018 un stock de deuda pública de USD 357.618 millones y un ratio deuda/PIB de 111,4%. Además, si se compara el crecimiento del stock de deuda externa total durante la última dictadura militar de 1976-1983 (USD 98.682 millones) con el crecimiento del stock durante el Gobierno de Cambiemos (USD 112.087 millones) notamos que la suba en el stock es mayor para el Gobierno actual, por una diferencia de USD 13.405 millones (un 13,6% más).

Descargar informe completo