Cuando un ministerio, u otra alta dependencia estatal desde donde se formulan y/o ejecutan decisiones públicas, es controlado por funcionarios provenientes del sector privado que ahora deben regular, es altamente probable que las demandas del lobby sectorial se conviertan en políticas públicas que beneficien al sector. O, en otros términos, que el interés particular sea privilegiado frente al interés general.

El Ministerio de Energía y Minería de la Nación tiene 18 cargos directivos. El 88% (16/18) de estos cargos directivos son ocupados por individuos que se desempeñaron en puestos de alta gerencia en el sector privado. De estos 16 funcionarios, 7 ocupaban un puesto de alta gerencia inmediatamente antes de asumir el cargo público actual.

 

Gráfico 2: ¿Cómo se distribuyen en el gabinete los funcionarios que vienen de ocupar directamente un alto puesto en el sector privado?

N°=60

Fuente: Observatorio de las Elites Argentinas, Informe N° 2, pág. 10.

 

Para más información consultar:

Informe de Investigación Nº 2. Puerta giratoria, conflictos de interés y captura de la decisión 
estatal en el gobierno de Macri. El caso del Ministerio de Energía y Minería de la Nación.
[DESCARGAR]