La inflación preliminar de los trabajadores fue del 4,1% en diciembre. De este modo, y como habíamos adelantado en informes previos, 2019 terminó siendo el año más inflacionario desde 1991. La inflación del año que acaba de culminar alcanzó el 54,6%, varios puntos porcentuales por encima del 48% de 2018.

En diciembre, el capítulo de la canasta que más trepó fue “Esparcimiento”, con un 13%. Esta fuerte alza se explica por un componente estacional, el turismo: el precio de los hoteles y de los pasajes de micro se disparó en diciembre de cara al inicio de la temporada estival. En segundo lugar, “Salud” subió un 7%, impulsada por alzas del 12% en prepagas. “Otros bienes y servicios” se encareció un 6%, lo cual se debe a subas del 14% en shampoo y del 13% en cremas de enjuague, seguidas por otra del 6% en cigarrillos. “Transporte y comunicaciones” subió 4,3% en diciembre, en un mes en donde se registraron alzas del 8% en naftas y servicios de telefonía celular.

Por debajo del nivel general encontramos a “Indumentaria y calzado” (3,6%), seguido luego por “Alimentos y bebidas” (3,2%). Este último capítulo es el de mayor peso en la canasta; de cara a enero, habrá que ver el balance neto entre la vuelta del IVA en ciertos alimentos de la canasta (recordemos que en agosto, tras las PASO, el gobierno saliente había exceptuado del IVA a algunos productos básicos, con un impacto de unos 0,5p en la inflación de ese mes) y el relanzamiento de Precios Cuidados. A ello hay que sumarle la estabilidad cambiaria, que debería contribuir a un disciplinamiento de corto plazo en los alimentos (y otros bienes de la canasta). Por último, “Equipamiento y mantenimiento del hogar” (2,8%), “Vivienda” (1,4%) y “Educación” (0,1%) fueron los rubros que menos subieron. En el caso de “Vivienda”, ello se debió al congelamiento tarifario (lo que más motorizó a este rubro fueron los alquileres); en los próximos meses este patrón continuará. En el caso de “Educación”, la estabilidad de precios obedece a que en diciembre nunca se dan aumentos en las cuotas de los colegios privados (sólo aumentaron levemente los útiles escolares).

El poder adquisitivo cayó 16,1% desde noviembre de 2015. De este modo, el salario real se encuentra en niveles de 2008. En tanto, a nivel interanual el poder adquisitivo cayó 2,7%; ya van dos años en que el salario real se contrajo en términos interanuales en absolutamente todos los meses.

 

Consulta: