La inflación de los trabajadores fue del 6,7% en septiembre, el valor mensual más alto desde abril de 2002. En los últimos doce meses acumuló un 40,4% y desde que comenzó el año un 32,2%. Los alimentos treparon 7,5%, con particular impacto en los hogares más vulnerables. El salario real sigue en retroceso: -14,7% desde noviembre de 2015. La caída de los últimos meses es la más profunda desde la crisis de 2001-2, superando a la de 2016.

Descargar informe completo