La crisis está impactando al comercio: la caída del ingreso y las limitaciones para financiar el consumo impactan en las ventas y profundizan la pérdida de empleos. De esta forma, se genera un círculo vicioso recesivo en el sector, que reproduce la dinámica de crisis.
 
Todos los indicadores muestran un importante deterioro del sector: las ventas y el empleo caen, mientras que la informalidad y los locales vacíos aumentan. Este fenómeno se observa en todos los aglomerados del país, dándole a la crisis del sector un alcance federal.

.