Definitivamente la deuda externa será la herencia más pesada que recibirá el próximo Gobierno. Ya al día de hoy los indicadores de sostenibilidad de la deuda presentan cifras espeluznantes: en el año 2018, y según datos de la Secretaría de Finanzas, el stock de deuda pública alcanzó los USD 332.192 millones y el 86,2% del PIB, lo que implica un aumento del 40,9% y de 48,6 p.p., respectivamente, respecto a octubre de 2015; mientras que, según datos de INDEC, el stock de deuda externa total al IV-18 ya alcanzó los USD 277.921 millones y el ratio sobre PIB el 72%, lo que implica un crecimiento del 66% y de 36 p.p., respectivamente, respecto al IV-15. Asimismo, y en tan sólo 3 años y 3 meses la Argentina ha tomado deuda por un total de USD 187.706 millones; de dicha cifra el Tesoro Nacional es responsable de USD 161.030 millones (un 85,8% del total), de los cuáles USD 127.957 millones corresponden a deuda denominada en moneda extranjera. En paralelo, los vencimientos de deuda en moneda extranjera que deberán pagarse en 2020-2023 ya acumulan los USD 148.501 millones.

Descargar informe completo