En este documento se analiza la incidencia y la evolución de la fragilidad social durante el período 2016-2019, y en qué medida se registran diferencias entre las regiones del país y entre personas de distinto sexo y edad.

Las personas en situación de fragilidad social son aquellas que tienen altas probabilidades de caer en la pobreza en contextos socioeconómicos críticos. No son pobres, pero tampoco están integradas socialmente en forma plena. Mientras el concepto de pobreza hace referencia a una situación de privación efectiva y actual, la fragilidad alude al riesgo de empobrecimiento en el futuro.

Dicho informe es elaborado por De Gabriela Benza, Ana Paula Di Giovambattista y Ana Garriz.

 

Consulta: