La industria manufacturera viene siendo la rama de mayor destrucción de empleo de la economía, lo que es parte de un proceso de ajuste regresivo del sector. De los 26 subsectores que la componen, 25 mostraron en 2018 un nivel de empleo formal menor al registrado en 2015. En su conjunto, la industria destruyó 73.800 puestos de trabajo registrados entre noviembre de 2015 y abril de 2018 (-5,9%).
Inclusive en los momentos en que la industria mostró cierta recuperación en su nivel de producción agregada (a partir del segundo trimestre de 2017 hasta abril 2018), el sector continuó destruyendo empleo. Las perspectivas para el sector son negativas: la aceleración inflacionaria, la reducción del gasto público en el marco del acuerdo con el FMI, las altas tasas de interés y la caída de la inversión son factores que impactarán negativamente en la actividad y, por lo tanto, en el empleo. Proyectamos que la caída de los puestos de trabajo se profundizará considerablemente durante los próximos meses.
Categorías: CEPE