Actualmente surge una gran incertidumbre en torno a lo que deberá enfrentarse el próximo Gobierno Nacional luego de las elecciones presidenciales de octubre de 2019.

Principalmente, quien asuma la conducción del Estado heredará una abultadísima deuda pública que deberá repagar inexorablemente en los próximos 4 años. En efecto, para los años 2020-2023 se esperan vencimientos de deuda soberana en moneda extranjera por un total de USD 153.695 millones, de los cuales unos USD 53.382 millones corresponden a pagos al FMI por el préstamo stand-by firmado por el Gobierno de Mauricio Macri en junio del año pasado. Es que el Gobierno actual ha endeudado a la Argentina a un ritmo récord: en tan sólo 3 años y 6 meses el Tesoro Nacional ha emitido deuda en moneda extranjera y en pesos por unos USD 163.985 millones; y si a ese monto se le suman las emisiones de Provincias y Privados en moneda extranjera la cifra total alcanza los USD 190.081 millones.

Recordemos que según la Secretaría de Finanzas, el stock de deuda pública en el primer trimestre de 2019 alcanzó los USD 324.898 millones y que el ratio deuda/PIB alcanzó el 88,5%; lo que implica subas del 37,8% y de 50,9 p.p. respecto a los valores a octubre de 2015, respectivamente. Asimismo, y según INDEC, el stock de deuda externa total y el ratio sobre PIB alcanzó al I-19 los USD 275.828 millones y 75,1%, respectivamente. Todo ello en un contexto de fuerte fuga de capitales que suma desde diciembre de 2015 a mayo de 2019 los USD -102.472 millones.

[Descargar completo el Decimonoveno Informe de la Deuda Externa (ODE)]